miércoles, 29 de abril de 2009

Chocolate y malas noticas

La noticia ha corrido como la pólvora de lista en lista, de blog en blog... el CCAA, no enviará este mes las asignaciones, parece que esto es debido a la posible pandemia de gripe porcina.

¿¿¿¿?????

Si, preguntas y más preguntas, pero no hay respuestas, nunca las hay. No se dice cómo se va a seguir asignando, si esto se paralizará en algún momento, las razones reales de tanta demora... y no se va a decir nada, eso esta claro.

¿Que sentido tiene que no envien los expedientes? ¿no sería lo lógico impedir la entrada de personas al país? ¿impedir que los padres fuesen a por sus hijos?... no quiero dar ideas, obviamente, pero no encuentro la lógica en esta acción, aunque no se que haga intentando buscar lógica en todo esto.

No entiendo como hay personas que siguen eligiendo China como pais donde adoptar, y lo digo desde la experiencia de una madre cuya hija nació en aquel país. En estas circunstancias jamás hubiese elegido este pais, tener por delante unos tiempos de espera planteados tal y como están creo que no es realista, y creo que es imposible llevar a cabo un proyecto adoptivo en esta circunstancias. Quizás en nuestro caso no nos importaba el origen de nuestro futuro hijo y en aquel momento, a principios del 2004, a pesar de que China no había firmado el Convenio de la Haya, era de los paises más claros en la tramitación, y con una duración de la misma lo suficientemente corta como para que cabiese en nuestra cabeza y en nuestros corazones.

Los padres que esperan se lamentan, piden explicaciones, se enfadan con las autoridades y con aquellos que hace años les dijeron que la espera seria esta o aquella, y que la realidad ha dejado por mentirosos. Pero la realidad es la que es, que desde hace más de tres años los tiempos de espera van aumentando de forma exponencial, sin que la tendencia encuentre obstáculo alguno y creo que con un miedo añadido de que en cualquier momento el pais se cierre definitivamente para la adopción internacional.

Hoy, una amiga que espera desde hace mucho, de aquellos que sus expedientes llegaron a China cuando los tiempos de espera eran muchísimo más cortos, y que todo esto les ha llegado sin avisar, me decía que había comido chocolate para intentar sobrellevar las malas noticias.

Yo también tomaba mucho chocolate cuando esperaba, pero casi siento verguenza cuando pienso lo mal que lo pasamos en aquella cortísima espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada